top of page
Buscar

Cierra las puertas

Actualizado: 23 ago 2022

Una forma casi infalible de asegurarse de vivir la vida de una manera ligera, mientras se aprende la paciencia, es salir con los niños. Te hacen reír, gritar y llorar en los momentos más extraños, las cosas más raras y, últimamente, he añadido, pensar profundamente en muchas cosas..


Últimamente, mi hijo me ha llevado por este camino con las diversas cosas que hace. Recientemente ha empezado a cerrar todas las puertas abiertas; las puertas de las habitaciones, los baños, el coche e incluso la nevera. Parece que no soporta que se abran las puertas y lo hemos apodado el "monitor de puertas". Resulta especialmente gracioso cuando le resulta difícil cerrar la puerta, ya que no es lo suficientemente alto para algunas puertas y le cuesta cerrarlas. Pero resulta especialmente molesto cuando intenta cerrar la puerta mientras tú sacas las cosas de la nevera, y cuanto más gritas "¡NO!", más intenta cerrarla.


Estas "hazañas" suyas me trajeron a la mente la escritura que dice que nuestro Dios abre puertas que ningún hombre puede cerrar y cierra puertas que ningún hombre puede abrir. Dios comenzó a hablarme de que hay muchas puertas que él quiere cerrar, pero muchas veces no se lo permitimos. Estas puertas difieren de persona a persona- puertas del pasado, puertas de falta de perdón, puertas de arrepentimiento, puertas de dolor, puertas de vergüenza y la lista sigue y sigue. Justo cuando está tratando de cerrarla, forzamos la puerta para recordar el evento y el dolor que causó. Te está diciendo: "¡Cierra la puerta!". El pasado es familiar y el futuro a veces es muy incierto, pero debes permitir que algunas puertas permanezcan cerradas y confiar en que Dios abrirá las puertas necesarias para el momento en que te encuentras.


Rut es un ejemplo fantástico de una mujer que permitió que Dios cerrara completamente la puerta de su pasado. Aunque Noemí trató de convencerla de que regresara, ella se mantuvo firme, porque sabía que si no cerraba la puerta de su pasado, no se abriría la del futuro, ya que no se puede mirar en dos direcciones al mismo tiempo (Rut 1:14-18). Orfa, en cambio, volvió atrás y nunca más se supo de ella. Rut siguió adelante y tuvo el privilegio de dar a luz al bisabuelo del rey David.


Eliseo es otro gran ejemplo. Cuando Elías vino y ungió a Eliseo, éste mató su buey, quemó su equipo de labranza y siguió a Elías (1 Reyes 19: 19-21). Con esta acción cerró la puerta definitivamente al pasado; nunca más volvió a cultivar. Sé que el asunto en el que se vio envuelto tu marido te dolió mucho, pero ya es hora de cerrar la puerta. Aunque las mentiras que tu colega dijo contra ti casi te cuestan el trabajo, es hora de dejarlo pasar. La aventura empresarial que se estrelló ya pasó; sigue adelante. El adagio que dice que no sirve de nada llorar sobre la leche derramada es muy cierto y me gustaría añadir: límpialo y sigue adelante.


Este año Dios nos habló de que será nuestro año de multiplicidad y recompensa; y puedo decir que por cada persona que elijas perdonar y por cada acción incorrecta que elijas pasar por alto, habrá recompensas, y no sólo eso, Dios prosperará el trabajo de tus manos. Ya no hay vuelta atrás, es hora de cerrar esas puertas definitivamente. ¡Que tengas un año gratificante!


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page